La teoría que explica cómo el zumo de remolacha aumenta el rendimiento deportivo es compleja pero interesante. Se sabe desde hace un periodo de tiempo relativamente corto que el óxido nítrico en sangre está involucrado en la forma en la que los músculos producen energía.

Más óxido nítrico en sangre durante el ejercicio parece reducir la cantidad de oxígeno que se necesita para producir energía, creando una especie de combustible más eficiente que podría mejorar el rendimiento del ejercicio.

En este artículo os explicamos cómo aumentar los niveles de óxido nítrico en sangre y cómo el zumo de remolacha puede conseguir este efecto ergogénico.

zumo de remolacha

¿Cómo aumentar los niveles de óxido nítrico en sangre?

Los primeros estudios trataron de aumentar la cantidad de óxido nítrico en sangre por medio del aminoácido L-arginina, que se convierte fácilmente en óxido nítrico en sangre.

Sin embargo no produjo los efectos deseados debido a que la conversión de L-arginina sólo se produce en presencia de oxígeno suficiente en sangre, que no es el caso durante el ejercicio porque está siendo extraído para producir energía en los músculos.

Te puede interesar: ¿Qué es la arginina?

Más recientemente, se ha descubierto que el nitrito en sangre también se puede convertir en óxido nítrico y lo hace cuando los niveles de oxígeno en la sangre son bajos. Así que la idea era encontrar una manera de aumentar el nivel de nitritos en la sangre.

Los niveles de nitrito en sangre se pueden aumentar con la suplementación directa de sales de nitrito, pero incluso las cantidades pequeñas aumentan los niveles en sangre de nitrito demasiado, un nivel que es tóxico para los seres humanos. Así que los científicos comenzaron a buscar una forma indirecta de aumentar los niveles de nitrito para producir más óxido nítrico.

Se percataron de que la suplementación con nitrato podría conseguirlo, ya que el nitrato puede convertirse en nitrito. Esta conversión no se produce en la sangre,  sino que tiene lugar en la boca gracias a las bacterias que viven en la boca que son capaces de realizar esta conversión.

Al ingerir nitratos, la mayor parte se absorbe en la sangre, pero es secretado de nuevo en la boca a través de las glándulas salivales. Entonces las bacterias lo convierten en pequeñas cantidades de nitritos, que se reabsorben en la sangre aumentando el nitrito en sangre de manera significativa, pero de forma segura.

El zumo de remolacha

Aquí es donde el zumo de remolacha entra en escena, ya que de los alimentos de origen natural, la remolacha es uno de los alimentos que tienen las cantidades más aceptables de nitrato necesarias para aumentar significativamente los niveles de nitrito en sangre. De ahí nació el uso del zumo de remolacha como una manera de impulsar con seguridad la cantidad de nitrito en sangre.

Cantidades de 300 a 500 ml de zumo de remolacha proporcionan la cantidad de nitrato necesaria para aumentar el nitrito en sangre de 2 a 3 horas después de beberlo. Sin embargo, el contenido de nitrato de las hortalizas varía significativamente según el suelo dónde se cultiva, la época del año, el abono utilizado y cuándo son recolectadas.

Todavía, son necesarias más investigaciones para confirmar la eficacia del zumo de remolacha sobre el rendimiento físico y para determinar el rango de pruebas en que podría ser útil.