A menudo, muchos atletas se sienten atraídos por el concepto de la perfección física. No todos los deportistas tienen la sensación de que sus cuerpos se han adaptado al máximo a su tipo de deporte.

Estos atletas se someten a mucha presión para alcanzar este tipo de cuerpo “idóneo”, además de la presión por mejorar su rendimiento y adaptarse a los requerimientos de su deporte.

Estos factores pueden conducir a desarrollar graves trastornos alimenticios.

trastornos alimenticios

Las consecuencias de un trastorno alimenticio pueden ser muy graves respecto a la salud de los huesos y el rendimiento deportivo.

Por esta razón, en ocasiones se necesita una intervención adecuada de la dieta del deportista y una estrategia de tratamiento individual.

Generalmente, los signos y síntomas de trastornos alimenticios en atletas son ignorados.

La búsqueda del cuerpo idóneo para el deporte puede conducir a desarrollar trastornos alimentarios Click Para Twittear

Un aspecto común de los trastornos alimenticios en deportistas es un balance de energía negativo como resultado de consumir menos energía de la necesaria para alcanzar el gasto energético de la vida diaria, además de la energía consumida durante el ejercicio. Los atletas más jóvenes necesitan alcanzar el gasto energético del crecimiento.

Anorexia y bulimia nerviosa

La anorexia y la bulimia nerviosa son los trastornos de la conducta alimentaria más reconocidos por el público general. En la anorexia nerviosa, el deportista piensa que tiene sobrepeso a pesar de estar un 15% o más por debajo de su peso idea.

La aparición de la amenorrea (ausencia de la menstruación) es uno de los criterios diagnóstico de bulimia nerviosa en atletas femeninas, que siguen un ciclo de restricción de comidas o ayuno, o bien comer en exceso o atracones seguido de la purga mediante vómitos, uso de laxantes, diuréticos, enemas y exceso de ejercicio.

Cómo prevenir trastornos alimenticios

Algunas de las pautas que se pueden tomar para prevenir los trastornos alimenticios son las siguientes:

  • Puesto que llevar una dieta estricta es un precursor del desarrollo de trastornos alimenticios, se debería evitar llevar una dieta severa si no es necesario.
  • Si el entrenador está preocupado por la conducta alimentaria del deportista, obsesionado con su imagen y su peso o nivel de grasa corporal, debería acudir a un nutricionista dietista deportivo para una consulta o evaluación.
  • Atletas que necesitan cambiar su peso o composición corporal deberían conseguir una ayuda profesional de un nutricionista-dietista especializado en nutrición deportiva.
  • La reducción de peso corporal debería ocurrir preferiblemente antes de la temporada de competición para no afectar negativamente al rendimiento deportivo.
La ayuda profesional de un dietista-nutricionista puede prevenir trastornos alimentarios. Click Para Twittear

Como siempre os invitamos y animamos a debatir, expresar vuestra opinión o preguntar cualquier duda que tengáis a través de los comentarios.