La suplementación con beta-alanina se ha convertido en una práctica común entre los deportistas que participan diferentes deportes. El efecto de la beta-alanina aumenta el contenido intramuscular de carnosina, lo que conduce a un aumento de la capacidad tampón del músculo, un retraso en la aparición de la fatiga muscular y ayuda a la recuperación durante repeticiones de series de ejercicio de alta intensidad.

Te puede interesar: ¿Qué es el efecto tampón?

suplementacion con beta alanina

¿Qué dicen las últimas investigaciones?

La suplementación con beta-alanina parece ser más eficaz para los ejercicios que se basan en gran medida en ejercicios anaeróbicos. Sin embargo, la investigaciones sobre su eficacia como ayuda ergogénica siguen siendo ambiguas, por lo que es difícil sacar conclusiones en cuanto a su eficacia para el entrenamiento y la competición.

Sí que se han encontrado efectos ergogénicos significativos en individuos no entrenados que realizan series de ejercicios en condiciones de ensayo. El mayoría de los datos científicos disponibles sobre la suplementación con beta-alanina en atletas entrenados que realizan series de ejercicios individuales para mejorar en competición indican que este tipo de individuos aumentan su rendimiento levemente, pero es un aumento potencialmente valioso.

Los últimos datos indican que los atletas no sólo usan la suplementación con beta-alanina para mejorar el rendimiento en su deporte, sino también como medio de entrenamiento para aumentar las series de entrenamiento de alta intensidad.

También se ha demostrado que aumenta el rendimiento en el entrenamiento de resistencia y en el volumen de entrenamiento en atletas de deportes de equipo, lo que puede permitir una mayor sobrecarga y mejores adaptaciones al entrenamiento.

Aunque los beneficios de la suplementación con beta-alanina en atletas entrenados puedan parecer escasos, estas pequeñas mejoras pueden valer la pena en entornos de atletas amateur que están menos entrenados.

Dosis y modo de empleo de la beta-alanina

La dosis práctica diaria recomendada de beta-alanina sería aproximadamente de 80 mg por kilo al día, que debería ser preferiblemente racionalizada equitativamente durante todo el día en dosis menores a 10 mg por kilo e ingerida con las comidas para maximizar la carga de la carnosina.