El ejercicio de resistencia realizado a altas temperaturas aumenta la tasa metabólica y la producción de calor, causando deshidratación. Incluso una deshidratación leve de hasta el 2% del peso corporal inducida por el ejercicio atenúa el rendimiento deportivo y deteriora la función cognitiva.

Los atletas suelen entrenar en días consecutivos e incluso varias veces al día sin consumir el líquido suficiente para alcanzar el equilibrio hídrico y de sales minerales antes de la siguiente sesión de entrenamiento. Este déficit puede comprometer la calidad del próximo entrenamiento.

El agua mineral a grandes profundidades acelera la recuperación

La ingesta adecuada de líquidos pueden prevenir muchas de las perturbaciones en el metabolismo, funciones de termorregulación, cardiovasculares y del rendimiento deportivo. Es de vital importancia reemplazar el líquido y electrolitos rápidamente para recuperarse completamente antes del inicio de la próxima sesión de ejercicio. Esto es particularmente difícil cuando la pérdida de líquidos por sudoración es alta y el intervalo entre series de ejercicios es muy corto. Tanto el volumen del líquido para la rehidratación como su composición, son críticos para el mantenimiento de la homeostasis de fluidos de todo el cuerpo.

¿Acelera la recuperación el agua mineral extraída a gran profundidad?

El agua mineral natural extraída a grandes profundidades, de una mineralización moderada, se obtiene a unos 700 metros, donde se formaron hace casi 400 millones de años capas geológicas de piedra arenisca, dolomita, y piedra de yeso. El agua mineral en estas capas es de 10.000-13.000 años de edad. La composición de este agua estuvo condicionada por una compleja metamorfosis que tuvo lugar en el suelo y que implicó la fusión de minerales de calciomagnesio contenidos en las capas de dolomita y yeso.

¿Qué dicen los últimos estudios?

Recientemente, una investigación ha estudiado los efectos del agua mineral procedente del océano tomada a 662 metros bajo el nivel del mar sobre los efectos en el rendimiento deportivo, concluyendo que puede acelerar la recuperación de la potencia aeróbica y la fuerza muscular después de una sesión prolongada de ejercicio con deshidratación.

Otro estudio reciente ha propuesto que la composición única del agua mineral obtenida a grandes profundidades puede acelerar la recuperación después de una sesión de ejercicio prolongado con deshidratación. Según los resultados obtenidos de la investigación, este agua, ayuda a acelerar la recuperación de la capacidad aeróbica y la potencia muscular de las piernas en comparación con el consumo de agua sola. Lo que refleja el aumento de la recuperación de la capacidad cardiaca y atenuación de los indicadores de la fatiga o daño muscular.

Fuente PubMed