Los minerales son elementos inorgánicos que se encuentran en los tejidos corporales, en proporciones distintas según el elemento. Se clasifican en 2 grupos:

Macrominerales Microminerales
Se requieren en cantidades > 100mg / día. Se requieren en cantidades < 100mg /día y se encuentran en el organismo en pequeñas cantidades.
Pertenecen a este grupo: calcio (Ca), fósforo (P), magnesio (Mg), sodio (Na), potasio (K), cloro (Cl) y azufre (S). Pertenecen a este grupo: el hierro (Fe), cinc (Zn), yodo (I), selenio (Se), flúor (F), manganeso (Mn), cromo (Cr), cobalto (Co), cobre (Cu) y molibdeno (Mo).

 

Los alimentos aportan 90 minerales y de ellos solamente 26 se consideran esenciales para la vida, por lo que tienen que formar parte regularmente de la alimentación diaria. Puesto que no existe ningún alimento que contenga todo el aporte de minerales necesario, la dieta ha de ser variada y equilibrada. La única excepción a esta norma son el hierro y el yodo, siendo raro encontrar deficiencias de estos minerales en cualquier dieta.

Deficiencia de sales minerales

Hay varias razones por las que se pueden producir deficiencias, pero la principal es el seguimiento de dietas inadecuadas, debido a las siguientes razones:

  • Falta de recursos económicos.
  • Seguimiento de dietas vegetarianas.
  • Seguimiento de dietas para perder peso, en las que se debe proporcionar suplementación cuando aporten menos de 1200 kcal/día.

Las deficiencias de minerales se pueden producir también por estas otras razones:

  • Alteraciones metabólicas.
  • Aumento de necesidades en ciertos momentos vitales.
  • Aumento de las pérdidas corporales de los mismos.

Exceso de sales minerales

Los excesos pueden producir alteraciones en el organismo, por lo que hay que tener cuidado al tomar suplementos vitamínicos y de minerales. Es conveniente consultar antes del consumo al nutricionista.

Fotografía realizada por Dawn Endico.