La fatiga muscular se suele definir como la incapacidad para mantener la fuerza o potencia inicial requerida o esperada. Sus causas son algunos procesos metabólicos que disminuyen el suministro de energía y la contracción muscular, como por ejemplo la interrupción de absorción de calcio o el agotamiento de sustrato.

La fatiga también puede ser el resultado de alteraciones en el sistema nervioso central, aunque se desconocen los mecanismos específicos que subyacen a este tipo de fatiga, denominada fatiga central.


la fatiga central en deportes de resistencia

¿Cómo afecta la fatiga central en el rendimiento deportivo?

La relación de la fatiga central y el ejercicio de resistencia ha recibido muy poca atención científica, a pesar de que se sabe que existen factores psicológicos asociados al rendimiento deportivo.

De hecho la explicación más probable a la fatiga en el deporte, se debe a la falta de control de los músculos por parte del sistema nervioso. Además, la fatiga debilitante que a menudo acompaña a las infecciones virales o bacterianas, la recuperación de una lesión o cirugía, el síndrome de fatiga crónica y la depresión es muy improbable que se puede explicar por una disfunción en los propios músculos.

Mecanismos fisiológicos

Se han propuesto nuevas teorías interesantes que implican a varios neurotransmisores como la serotonina, la norepinefrina y la dopamina en la fatiga central durante el ejercicio.

Serotonina

La serotonina se propuso por primera vez como un mediador potencial de la fatiga central en 1987. Existe una gran cantidad de literatura científica que vinculan las alteraciones de la actividad de serotonina en el cerebro con varias respuestas psicológicas tales como la excitación, letargo, somnolencia y estado de ánimo, que podrían tener un papel en los mecanismos centrales de la fatiga.

Estos resultados, junto con la comprensión de que los mecanismos que controlan la síntesis de serotonina y su metabolismo en el cerebro, hace que la serotonina sea un candidato particularmente atractivo.

Hipótesis de la fatiga central

La hipótesis de la fatiga central, sugiere que el aumento de la concentración de serotonina puede deteriorar la función del sistema nervioso central durante el ejercicio prolongado, y con ello disminuir el rendimiento del ejercicio. El aumento de la síntesis de serotonina en el cerebro se produce en respuesta a un aumento de la entrega al cerebro de triptófano, transmitido por la sangre.

Este transporte se produce a través mecanismos específicos que comparten el triptófano con otros aminoácidos neutros grandes, especialmente los aminoácidos ramificados (BCAA): leucina, isoleucina y valina.

Por lo tanto, la síntesis de serotonina en el cerebro se incrementa cuando existe un aumento en la proporción de triptófano y BCAA en el plasma sanguíneo.

¿Qué dicen los estudios científicos?

El investigador Blomstrand y su equipo fueron los primeros en abordar el problema de la fatiga central en deportistas. Inicialmente estudiaron a 22 sujetos antes y después de un maratón y hallaron que la concentración de triptófano y de BCAA’s en el plasma sanguíneo fue un 19% menor después de la carrera.

También obtuvieron resultados similares después de un partido de fútbol y del esquí de fondo.

La caída de la relación triptófano/BCAA después del ejercicio en estos estudios fue consistente con su hipótesis de que la disponibilidad de triptófano en el cerebro se incrementa por el ejercicio prolongado, como resultado del aumento de la serotonina en el cerebro.

¿Cómo se puede reducir la fatiga central?

Las investigaciones se han centrado en torno a dos estrategias principales, las cuales reducen la síntesis de serotonina en el cerebro:

  • La suplementación con aminoácidos ramificados (BCAA’s).
  • El consumo de hidratos de carbono durante el ejercicio.

Si tenéis dudas o cuestiones sobre la fatiga central en deportes de resistencia os invitamos a participar a través de los comentarios.