La mayoría de personas han oído hablar de la diabetes, pero a menos que su vida esté relacionada con el área de la salud o que ellos mismos o algún conocido padezca la enfermedad, no conocen sus efectos en el organismo. La diabetes, en su definición más básica, se produce cuando el cuerpo carece de la habilidad para regular los niveles de glucosa en la sangre. La glucosa es fundamental, ya que es la principal fuente de energía utilizada para alimentar al cuerpo.

El organismo utiliza la insulina, una hormona secretada por el páncreas, para ayudar a regular los niveles de glucosa en sangre. Es decir, la insulina actúa como el pasaporte de la glucosa para poder entrar en las células. En la diabetes, el organismo pierde la capacidad de producir insulina (insulina deficiente o diabetes tipo I) o se hace resistente a los efectos de la insulina (resistencia a la insulina o diabetes tipo II).

Niveles de glucosa en sangre no controlados conducen a una situación en la que la glucosa en la sangre es demasiado elevado (hiperglucemia) o demasiado bajo (hipoglucemia).

  • La hipoglucemia, inicialmente, puede causar mareos, dificultad para concentrarse, sudoración y temblores, pero puede llevar a convulsiones, coma, daño cerebral y muerte. Casi todos los deportistas en un momento u otro han experimentado una hipoglucemia, aunque la mayoría de nosotros lo llamemos “pájara”.
  • La hiperglucemia, por el contrario, puede causar debilidad, confusión, deshidratación extrema, problemas del ritmo cardíaco, dolor abdominal, vómitos y muerte.

La diabetes puede conducir a una variedad de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal, ceguera, amputaciones y problemas en las articulaciones. Esto se debe principalmente a niveles de glucosa en sangre elevados de forma persistente en el tiempo. Cuanto mayores sean los niveles de glucosa en la sangre, antes se desarrollan estos problemas de salud crónicos.

Practicar deporte regularmente reduce el riesgo de desarrollar muchos problemas de salud tales como la obesidad, la hipertensión, las enfermedades del corazón, diabetes (tipo II) y ciertos tipos de cáncer.

La diabetes y el deporte

Para las personas que sufren la diabetes, el ejercicio regular puede convertirse en una forma eficaz para ayudar a controlar el azúcar en sangre y prevenir muchos de los problemas crónicos de salud asociados con la diabetes, e incluso los que no lo son.

Los diabéticos, a parte de tener las típicas obligaciones como el trabajo, la familia, amigos y entrenamientos tienen que mantener constantemente el nivel de glucosa en sangre en su rango normal y la realización de un error en cualquier dirección (demasiado alta o demasiado baja) puede llevar a consecuencias fatales. Eso es lo que significa ser diabético.

La práctica deportiva puede agregar otro nivel de complejidad más. Sin embargo, el ejercicio se puede ver como una medicina más para controlar la diabetes. Para un diabético que quiere practicar deporte, es muy importante saber y comprender las variables que afectan a la respuesta de glucosa en sangre. Algunos de los parámetros más importantes a tener en cuenta son: la glucosa en sangre al inicio del ejercicio, la duración del ejercicio, la hora en la que se quiere practicar (temprano por la mañana, al medio día o por la tarde), el estado de forma (principiante frente a un atleta experimentado),  la intensidad y duración del ejercicio, el nivel de hidratación, la hora y el tipo de alimentos que comió por última vez,  alguna enfermedad reciente o actual, y los efectos de la insulina que necesita tomar.

A pesar de todas estas variables, un diabético puede entrenar de forma inteligente, entender cómo la práctica deportiva afecta a los niveles de glucosa en la sangre y cómo afectan a la capacidad para hacer ejercicio.

Por supuesto es imprescindible la supervisión médica para los diabéticos que practican un deporte a un cierto nivel, y aconsejable también que cuenten con el asesoramiento de un nutricionista para conseguir sus objetivos.

¡No hay límite a lo que se quiera lograr!