Después del ejercicio, en la fase de rehidratación del organismo, la pérdida de líquidos a través del sudor y la orina continúa, por lo que se necesita beber volúmenes de líquidos mayores al déficit que se ha producido durante el ejercicio para restablecer el balance de fluidos.

La reposición de líquidos con un volumen igual a la pérdida por el sudor durante el ejercicio está entorno al 50 y 70% de una rehidratación completa. En este artículo os vamos a dar las claves para una buena hidratación después del ejercicio.

#hidratación #deporte / Después del ejercicio se necesita reponer más líquido del que se pierde. Click Para Twittear

Pérdida de líquido y de electrolitos durante el ejercicio

Durante la práctica de ejercicio, especialmente en los que la duración puede ser de varias horas como salida de ciclismo o una tirada larga de running, la pérdida de líquido es muy importante y se hace necesario seguir una adecuada estrategia de hidratación antes, durante y después del ejercicio.

Mediante la sudoración se puede perder entre 1.5 y 3.5 litros de sudor / hora de ejercicio, lo que puede generar una significativa pérdida de rendimiento cuando supone en torno al 2% del peso corporal, llegando a problemas cardíacos e incluso la muerte cuando la pérdida total de líquidos supone el 4% del peso corporal.

Durante el ejercicio se pierden mediante el sudor minerales y vitaminas además de agua. Click Para Twittear

Además de agua, se pierden numerosos minerales y vitaminas a través del sudor, tales como el sodio, potasio, magnesio, hierro, zinc y cloruro. Estos compuestos desempeñan funciones muy importantes para el ejercicio, relacionadas por ejemplo con la contracción muscular y el metabolismo energético.

hidratación despues del ejercicio

Hidratación después del ejercicio

Las pautas principales para una correcta hidratación después del ejercicio son las siguientes:

  • En la fase de recuperación después del ejercicio, consumir un volumen de líquido mayor al déficit producido durante el ejercicio es más efectivo para una correcta rehidratación, pero se tiene que tener en cuenta que puede surgir un malestar gastrointestinal debido a la sensación de sentirse hinchado.
  • Si la concentración de sodio de la bebida deportiva no es suficientemente alto, el único resultado de beber grandes volúmenes de líquido después del ejercicio es el aumento de la producción de orina.
  • La rápida reposición de fluidos mejora el restablecimiento del balance de fluidos durante las primeras horas de la recuperación, a pesar del incremento de la producción de orina.
  • Si el deportista necesita realizar otra sesión de ejercicio durante las próximas horas es mejor espaciar las tomas de líquidos en el tiempo para evitar cualquier malestar gástrico y pueda continuar con su sesión de entrenamiento.
  • El consumo de una comida después del ejercicio puede ser un complemento útil para una buena rehidratación. El contenido en sodio de la comida puede potenciar la retención del líquido.

Si tenéis alguna pregunta o queréis aportar más información o animamos a participar a través de los comentarios. 🙂