Culturalmente, los huevos forman parte importante de la alimentación de las personas. Están protegidos por una cáscara y son ricos en proteínas y lípidos. De fácil digestión, son la base de muchos platos de cocina, y parte imprescindible en otros por su propiedades aglutinantes.

huevo

Valor nutricional

El huevo es un alimento muy nutritivo, posee un alto contenido en nutrientes como vitaminas, minerales y proteínas de alta calidad o valor biológico, es decir, como ya vimos, proteínas con todos los aminácidos esenciales. El huevo también contiene antioxidantes como el selenio, la vitamina E, y carotenoides, ácido fólico y colina, necesarios para el perfecto funcionamiento del organismo. No contiene hidratos de carbono, y la energía que aporta procede fundamentalmente de su materia grasa, principalmente ácidos grasos monoinsaturados (omega 9) y poliinsaturados (omega 3 y omega 6).

El huevo es una fuente de vitamina A, vitamina D, vitamina E, riboflavina, niacina, ácido fólico, vitamina B12, biotina, ácido pantoténico, fósforo, hierro, cinc y selenio. Su alta concentración en nutrientes y su bajo aporte calórico resaltan el papel que juega no sólo en la dieta de la población en general, sino especialmente en la de grupos con necesidades alimenticias específicas como ancianos, adolescentes, gestantes y vegetarianos.

¿Cómo cocinarlo?

El huevo debe cocinarse hasta que la clara esté coagulada, puesto que el calentamiento facilita la digestión completa de las proteínas del albumen, la liberación de algunas vitaminas y minerales y la destrucción de posibles microorganismos contaminantes.

Por razones nutricionales y de seguridad alimentaria, no es recomendable consumir grandes cantidades de huevo crudo. El huevo contiene una sustancia denominada avidina que actúa como antinutriente, y bloquea la absorción de la biotina, pudiendo originar una deficiencia vitamínica. El tratamiento térmico habitual en el huevo provoca la desnaturalización de la avidina, permitiendo que la biotina quede biodisponible.

Envasado e información importante

Una vez que hemos aclarado brevemente la composición del huevo, sus beneficios y su forma de cocinado, vamos a enseñaros a buscar información en el envasado y descifrar los códigos que vienen en la cáscara del huevo. De esta forma evitaremos posibles malentendidos con la publicidad engañosa y sabremos el modo de cría de la gallina, los consejos de conservación, fecha de consumo preferente y tamaño del huevo.

La huevera debe contener la siguiente información para el consumidor:

  • El modo de cría de la gallina.
  • El consejo de conservación.
  • La fecha de consumo preferente.
  • El tamaño medio del huevo: S (menos de 53g), M (entre 53 y 63g), L (entre 63 y 73g), y XL (más de 73g).

El etiquetado de huevos corresponde a un código de números rojos que se graba en la cáscara de los huevos. La etiqueta es obligatoria en todos los huevos con categoría A de calidad. En la Unión Europea los huevos que se destinan al consumo humano deben ser marcados con un código en la cáscara.

El código marcado en los huevos empieza con un número que identifica la forma de cría:

  • 0 – Ecológico: Las gallinas se alojan en naves y corrales al aire libre y se alimentan con pienso que procede de la agricultura ecológica.
  • 1 – Campera: Las gallinas se alojan en naves y corrales al aire libre donde las gallinas salen a picotear, escarbar y darse baños de arena.
  • 2 – Suelo: Las gallinas se alojan en naves en las que se mueven libremente con una densidad que no debe ser superior a 9 gallinas por metro cuadrado de superficie utilizable.
  • 3 – Jaulas: Las gallinas están dentro de jaulas.

Después, le siguen dos letras con el código del Estado miembro donde se encuentra la granja en la que se ha producido. Y, finalmente una serie de dígitos que identifican la granja en cada estado.

Os dejamos también una curiosidad:

¿Cómo podemos saber si el huevo es fresco?

La cáscara del huevo es porosa, y a medida que pasa el tiempo, se escapa agua en forma de vapor a través de los poros y es sustituida por aire. Si queremos saber si un huevo es fresco, basta con sumergirlo en agua. Cuanto más flote, menos fresco es.

Foto de Mike