Son muchos los que ponen como excusa para no hacer deporte que ya es demasiado tarde, que no merece la pena el sacrificio a una edad tardía, porque si no han hecho deporte hasta la fecha, ya no va a servir de nada. Pues se equivocan, un nuevo estudio sugiere que convertirse en una persona activa en la mediana edad, incluso si se ha llevado una vida sedentaria, disminuye drásticamente las posibilidades de padecer una enfermedad grave o una discapacidad física en la vejez.

deporte en la vejez

Envejecimiento exitoso

Envejecer con éxito es más que permanecer con vida después de los 65 años, sino que implica la ausencia de enfermedades crónicas, depresión, deterioro cognitivo o enfermedades físicas que permitan vivir de forma independiente. Existen varios factores que contribuyen a un envejecimiento exitoso: no fumar, el consumo moderado de alcohol y tener recursos económicos.

La actividad física en la edad adulta, ha sido uno de los factores estudiados para el envejecimiento exitoso. Un estudio evaluó a más de 12000 hombres de más de 65 años en 2013. Aquellos que hacían ejercicio al menos 30 minutos durante 5 días en semana, eran menos propensos a morir 11 años después del inicio del estudio, que aquellos que habían llevado una vida sedentaria. Incluso aislando los demás factores que contribuyen a un envejecimiento exitoso.

Sin embargo se puede pensar que las personas activas a una edad adulta, lo pueden haber sido también durante toda su vida. Para estudiar este caso en particular, la revista British Journal of Sports Medicine, realizó una investigación tomando como base los datos de personas británicas que cumplían la condición de no haber realizado ejercicio hasta una edad avanzada. Se concluyó que estas personas redujeron en 7 veces las probabilidades de enfermar, incluso teniendo en cuenta otros factores de riesgo para la salud.

Como podéis observar el ejercicio no es una moda pasajera, sino el pasaporte a una vida adulta saludable.