El hierro es uno de los elementos más abundantes y es esencial para la realización de numerosas funciones biológicas importantes. Es el responsable de que la hemoglobina se forme correctamente, siendo esta última la encargada de transportar el oxígeno a los tejidos de nuestro organismo.

En el cuerpo humano se encuentra principalmente en la hemoglobina de las proteínas de transporte y almacenamiento de oxígeno, en diversas enzimas, así como en el hígado, en la médula ósea y en el músculo en forma de ferritina y hemosiderina.

Necesidades de hierro en atletas

Pérdida y absorción de hierro

Sin embargo, se puede perder hierro a través de varios órganos, como el tracto gastrointestinal, la piel, el tracto urinario, y, además, debido a varias condiciones fisiológicas tales como el ciclo menstrual en las mujeres. Para compensar estas pérdidas, así como para satisfacer las demandas del cuerpo durante el crecimiento y el embarazo, el hierro se absorbe a través de la dieta.

El hierro que se absorbe de los alimentos se reparte entre el hemo y el no hemo:

  • El hierro hemo es de origen animal y se encuentra sobre todo en las carnes rojas. Se absorbe aproximadamente entre un 20% – 30%.
  • El hierro no hemo es de origen vegetal. Está presente en las legumbres y hortalizas de hojas verdes principalmente. Se absorbe entre un 3% – 8%.

¿El ejercicio afecta a los niveles de hierro?

Existen evidencias suficientes que sugieren que el ejercicio afecta los niveles de hierro. El hierro juega un papel crítico en el transporte de oxígeno, ya que es necesario para la formación de la hemoglobina, la proteína de transporte de oxígeno que es crítica para la capacidad aeróbica. También es necesario para la función óptima de muchas enzimas oxidativas que afectan al metabolismo intracelular. Por lo tanto, un nivel bajo de hierro podría afectar negativamente al rendimiento físico.

Por otra parte, la deficiencia de hierro se atribuye con frecuencia al ejercicio. Por lo tanto, la suplementación con hierro se utiliza habitualmente para evitar las perturbaciones inducidas por el ejercicio y para mantener las reservas de necesarias para hacer frente a las necesidades de ejercicio o mejorar el rendimiento físico.

Las necesidades de hierro en atletas

La necesidad de suplementación con hierro en atletas en casos de anemia es indiscutible. Sin embargo, la necesidad de que la administración de suplementos de hierro en situaciones de deficiencia sin anemia para mejorar el rendimiento sigue siendo objeto de debate, a pesar de la utilización sistemática de suplementos. La mayoría de los estudios no reportan cambios significativos en la capacidad física tras la suplementación con hierro. Sin embargo, hay estudios que indican una mejora del rendimiento físico en atletas no anémicos con las reservas de hierro agotadas tras la suplementación.

¿Qué tipo de atletas están en riesgo tener un nivel bajo de hierro?

Los atletas que están en riesgo de deficiencia de hierro son mujeres, hombres de edad media y corredores de larga distancia, así como todos los atletas de otras disciplinas en las que correr es una parte importante del entrenamiento o la competencia. La demanda de hierro demanda durante los períodos consecutivos de entrenamiento intenso o competiciones es elevada, y puede poner en peligro el estado del hierro.

Una breve recuperación tras el período de temporada puede ser insuficiente para restaurar los almacenes de hierro reducidos antes de el inicio de la pretemporada. Además, incluso cuando la ingesta diaria recomendada de hierro se establece a través de una dieta, las perturbaciones del nivel de hierro puede ser inevitable.

¿Cómo se evalua el estado de hierro en atletas?

Debido al papel fundamental del hierro en atletas para un óptimo rendimiento físico y la salud, la evaluación de estado del hierro en los atletas es de gran importancia con el fin de prevenir su deficiencia. La deficiencia progresa en tres etapas:

  • En la primera los depósitos de hierro en la médula ósea, el hígado y el bazo se agotan.
  • En la segunda etapa, la eritropoyesis disminuye a medida que el suministro de hierro a la médula eritroide es reducida.
  • En la etapa final de producción de hemoglobina cae drásticamente resultando en anemia.

La evaluación del estado de hierro no es una estimación de un solo parámetro. Para hacer una evaluación más precisa, se necesita la estimación de los índices de estado del hierro y varios parámetros hematológicos.

Por otro lado, se tiene que tener en cuenta que la suplementación con hierro injustificada y sin control podría llevar a una sobrecarga de hierro que podría ser tóxico y peligroso para la salud de los atletas.

Fuente: Iron Supplementation and Physical Performance
By Chariklia K. Deli, Ioannis G. Fatouros, Yiannis Koutedakis and Athanasios Z. Jamurtas
DOI: 10.5772/55461