Los minerales son nutrientes que, la mayor parte, se consideran esenciales. Se clasifican en micro o macrominerales según la cantidad que requiera el organismo:

  • Macrominerales: calcio (Ca), fósforo (P), magnesio (Mg), sodio (Na), potasio (K), cloro (Cl) y azufre (S).
  • Microminerales: las necesidades diarias son menores. En este grupo se encuentran: hierro (Fe), cinc (Zn), yodo (I), selenio (Se), fluor (F), manganeso (Mn), cromo (Cr), cobalto (Co), cobre (Cu) y molibdeno (Mo).

Minerales esenciales

De los 90 minerales que aportan los alimentos, sólo 26 se reconocen como esenciales para la vida. Ningún alimento posee todos los minerales en las cantidades necesarias y por ello la dieta ha de ser variada y equilibrada.

Las deficiencias de minerales se pueden producir también por alteraciones metabólicas, el aumento de necesidades en ciertos momentos vitales y el aumento de las pérdidas corporales de los mismos, como por ejemplo mediante la sudoración o la orina. Por ello es importante reponer las pérdidas de sales minerales en deportes de resistencia, especialmente cuando las temperaturas son elevadas y la tasa de sudoración es mayor.

minerales en la dieta

Minerales no esenciales

Muchos de los minerales no esenciales (no son necesarios para la vida) están tan presentes en el medioambiente y pueden ser fácilmente detectables en los tejidos del cuerpo humano. Algunos no producen ninguna toxicidad, pero otros como el plomo, cadmio, mercurio y arsénico, son muy tóxicos incluso en concentraciones consideradas tan pequeñas como para no dejar rastro.

Déficit y exceso de minerales en la dieta

Es importante destacar que todos los minerales, incluyendo los que se consideran esenciales, pueden ejercer efectos tóxicos si están presentes por encima de una concentración determinada para cada mineral.

Cuando los niveles de un mineral esencial están por debajo de la cantidad necesaria para el crecimiento normal y saludable, esta deficiencia también se asocia con efectos adversos para la salud.

Los excesos de algunos minerales producen alteraciones en el organismo: por lo que hay que tener cuidado a la hora de tomar suplementos vitamínicos y de minerales y se debe consultar siempre con el médico, farmacéutico o nutricionista antes de consumir estos preparados.