Eventos de resistencia como el ciclismo, travesía a nado, maratón, triatlón y trail requieren un alto nivel de resistencia y poner una parte de energía relativamente baja en la potencia anaeróbica.

El deportista se ve obligado a actuar al límite de su capacidad aeróbica máxima en distancias largas. A medida que se mejora el entrenamiento, las estrategias nutricionales y la selección de los atletas en deportes de resistencia, las marcas siguen batiéndose.

¿Cómo obtener energía?

Actualmente los campeones del mundo de maratón corren a un ritmo de poco menos de 3 minutos / kilómetro,  y a pesar de esta increíble velocidad, tienen que mantener este ritmo en un nivel que permita una absorción suficiente de oxígeno para sostener, principalmente, el metabolismo aeróbico muscular.

Es decir, la mayor parte de todo el trabajo muscular se lleva a cabo con el combustible que se quema en presencia de oxígeno. Este es un medio eficiente para la obtención de energía que permite al atleta mantener el trabajo muscular durante largos períodos de tiempo.

metabolismo de grasas

Adaptación fisiológica del atleta de resistencia

El entrenamiento aeróbico permite desarrollar de una manera extraordinaria la habilidad del atleta para utilizar el oxígeno. Los fibras tipo IIa, que tienden a comportarse más como fibras de contracción rápida (potencia) que las fibras de contracción lenta  Tipo I (de resistencia), aumentan drásticamente en su contenido mitocondrial y en enzimas, implicadas en el metabolismo oxidativo.

En estudios que se centran en la concentración de lactato en sangre, se ha demostrado que los atletas entrenados son mucho más capaces de tolerar niveles altos de lactato en sangre que otros individuos no entrenados a la misma intensidad de ejercicio. La conversión del comportamiento de las fibras tipo IIa (rápidas) resultan en una mejora en la resistencia aeróbica del atleta.

El aumento de la capacidad de utilizar el oxígeno conlleva una mejora en la capacidad de quemar grasa como combustible, reduciendo la dependencia de los hidratos de carbono.

Metabolismo de grasas e hidratos de carbono

Los atletas de deportes de fondo tienen una mayor capacidad de aprovechamiento de oxígeno que los atletas de deportes de potencia. Incluso los atletas con muy poca grasa corporal tienen una gran cantidad de energía almacenada en forma de grasas, por lo que el aumento de la habilidad de quemar grasa mejora considerablemente la resistencia.

No obstante, los hidratos de carbono son necesarios para la combustión completa de la grasa. Los hidratos de carbono son la fuente de energía que más limita en el ejercicio de resistencia porque los atletas tienen almacenes relativamente bajos de carbohidratos.

Está ampliamente demostrado que los atletas que consumen una dieta alta en grasas tienen aproximadamente un tiempo de resistencia máxima de 57 minutos, mientras que en una dieta normal mixta aumenta su resistencia a 114 minutos y en una dieta alta en carbohidratos, su resistencia máxima se eleva a 167 minutos.