La cafeína se ha convertido en un aditivo muy común en una amplia gama de alimentos y bebidas. Aunque no tiene un valor nutricional, sí que tiene unas cualidades que explican su uso para prevenir o aliviar dolor y fatiga general, lo que aplicado al deporte le confiere ciertos beneficios.

El artículo de hoy, un poco más técnico de lo normal, vamos a explicar el metabolismo de la cafeína para aquellos que tengáis curiosidad en saber más de los procesos que tienen lugar al ingerir esta sustancia.

metabolismo de la cafeina

La cafeína, la adenosina y el cansancio

La cafeína es un alcaloide (sustancia orgánica básica derivada de las plantas), que se encuentra en forma de un polvo blanco sin olor que es soluble tanto en agua como en lípidos. Su estructura es muy similar a la adenosina, un compuesto biológicamente muy activo en el organismo.

La adenosina puede actuar por si sola o se puede unir a otros químicos, en su unión más significativa actúa como eje del adenosín trifosfato (ATP), la forma más importante de energía aprovechable en el organismo. Entre sus funciones, la adenosina está involucrada en la dilatación y apertura de vasos sanguíneos, y la liberación de hormonas y combustibles a partir de tejidos. También actúa como una molécula de comunicación celular.

La cafeína se puede unir a los receptores de la adenosina que se encuentran en el cuerpo y en la mayoría de casos, esta unión bloquea las acciones o receptores de la adenosina y hace que no recibamos la señal de cansancio emitida por el cerebro.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto la cafeína?

Cuando se consume cafeína, aparece rápidamente en el torrente sanguíneo con valores máximos entre los 45 – 90 minutos. Las concentraciones en sangre de la cafeína se relacionan con la dosis que se ha consumido. De este modo, el consumo de 3mg / Kg de peso corporal produce niveles en sangre de 25 – 20 micromoles / litro, 6 mg / kg de peso de 40 – 50 micromoles / litro, y 9 mg/kg hasta 60 – 75 micromoles / litro.

En deportistas de fondo se recomienda como máximo 3 mg por kg de peso corporal de cafeína. Por ejemplo, si un atleta pesa 75 kg no debería consumir más de 225 mg de cafeína. Más cantidad de cafeína no tendrá ningún efecto ergogénico sobre el rendimiento. Esta dosis se puede conseguir fácilmente con 5 a 6 geles energéticos enriquecidos con cafeína.

¿Cuanto tarda en desaparecer la cafeína de nuestro organismo?

De la cafeína que tomamos, la mitad aproximadamente se metaboliza o degrada lentamente en el hígado durante 3h 30mins – 5 horas, permaneciendo el resto en la sangre y metabolizándose después poco a poco, pudiendo quedar rastros de la cafeína en sangre hasta 24h después de su consumo. Este ritmo depende también de la persona, que además de metabolizar la cafeína expulsa entre un 0.5% y un 3% a través de la orina.

¿Cómo se descompone la cafeína?

La descomposición de la cafeína comienza por la acción de unas enzimas del hígado. Algunos químicos se se encuentran de forma natural en los alimentos afectan a estas enzimas hepáticas, lo que significa que pueden ralentizar o acelerar el proceso de descomposición de la cafeína. Esta es una de las razones por las cuales personas distintas experimentan distintos resultados con la misma dosis de cafeína, o la misma persona puede tener una reacción distinta a una misma dosis de cafeína.

¿Qué genera el metabolismo de la cafeína?

Los subproductos que se generan con la descomposición de la cafeína aparecen a los minutos de su consumo. Estos subproductos engloban la paraxantina en un 85%, teobromina en un 10% y teofilina en un 5%. Tienen la habilidad de ejercer su propio efecto fisiológico en el organismo. El té contiene una cantidad significatica de teofilina y el chocolate contiene algo de teobromina.