Cada vez es más obvio que la capacidad de oxidar la grasa es importante tanto para la salud como para el rendimiento deportivo de un atleta de fondo. También se sabe que los deportistas de resistencia bien entrenados tienen mayor capacidad de oxidar los ácidos grasos. Una mayor capacidad de oxidación de grasas permite utilizar estos ácidos grasos cuando las reservas de hidratos de carbono empiezan a agotarse.

Al contrario de los atletas de fondo, los individuos con resistencia a la insulina, obesidad y diabetes tipo II tienen una capacidad para oxidar grasas deteriorada. En consecuencia los ácidos grasos se pueden almacenar en el músculo y otros tejidos. Esta acumulación de grasas en el músculo y sus metabolitos puede interferir en la regulación del metabolismo.

Te puede interesar: ¿Qué es la diabetes?

oxidación de grasas

Factores que afectan a la oxidación de grasas

Los factores que afectan a la oxidación de la grasa son muy variados, por lo que se han ordenado en la siguiente lista en función de su importancia y de las evidencias de que disponemos:

  • Intensidad del ejercicio: la oxidación de la grasa alcanza su punto más óptimo en ejercicios de intensidad moderada en deportistas entrenados y a una intensidad menor en individuos menos entrenados.
  • Consumo de alimentos de la dieta: en especial, la ingesta de hidratos de carbono tiene el potencial de reducir la oxidación de la grasa.
  • Duración del ejercicio: cuanto mayor sea la duración del ejercicio, mayor será la oxidación de grasas.
  • Modo de ejercicio: correr incrementa más la oxidación de grasas que practicar ciclismo.
  • El género: las mujeres oxidan ligeramente mas grasa que los hombres.
  • Número muy limitado de suplementos: la cafeína y extractos del té verde.
  • Altitud: reduce la oxidación de las grasas.
  • Temperaturas ambientales elevadas: reducen la oxidación de las grasas.
  • Temperaturas ambientales muy frías: reducen la oxidación de las grasas.