Incluso cuando un deportista ha consumido fluidos antes y durante un entrenamiento, es muy probable que termine la sesión de ejercicio con un cierto grado de deshidratación.

hidratación despues del ejercicio

¿Por qué es necesario una correcta hidratación después del ejercicio?

Es fundamental para un deportista reponer por completo las pérdidas de fluido después de un entrenamiento o competición, para asegurar un óptimo rendimiento en la siguiente sesión de ejercicio. Es muy complicado reponer completamente estas pérdidas en situaciones donde el déficit de líquidos supera el 2% de la masa corporal y el intervalo de sesiones es menor a 8 horas.

En sesiones de ejercicio prolongadas, o en situaciones con cambios drásticos de temperatura o altitud, la sed puede no ser un indicador suficientemente fuerte para mantener una buena pauta de hidratación durante el ejercicio, por lo que es conveniente seguir unas pautas de hidratación prefijadas que consistan en aportar agua y sales minerales al organismo en intervalos regulares de tiempo.

¿Cómo rehidratarse después del ejercicio?

Las bebidas para recuperar líquidos después del ejercicio necesitan tener un buen sabor, de tal manera que nos motiven a ser consumidas. La ingesta de un volumen de líquidos igual al volumen de fluidos perdidos durante el ejercicio no es suficiente para restablecer el equilibrio hídrico. Es muy probable que se mantenga la sudoración y la producción de orina unas horas después de la sesión de entrenamiento.

¿Cuanto líquido debemos beber para una rápida recuperación?

En general, es necesario beber un volumen de líquidos equivalente al 125-150% del déficit de fluidos después del ejercicio para compensar las pérdidas y garantizar que se restablezca el equilibrio de líquidos durante las primeras 6 horas del periodo de recuperación.

Cuando las pérdidas de fluidos son grandes, es necesario reponer los electrolitos perdidos con el sudor para permitir que los líquidos se retengan dentro del cuerpo y se reequilibren en sus compartimentos del interior del organismo.

Las sales minerales se pueden consumir en forma de bebidas con alto contenido en electrolitos como bebidas isotónicas especializadas para deportistas de resistencia o soluciones hipertónicas como las ampollas de agua de mar microfiltrada.