En general, la ingesta de hidratos de carbono antes del ejercicio parece ser beneficiosa para el rendimiento de los deportistas. Cualquier mejora en el rendimiento derivada del consumo de carbohidratos antes del ejercicio es probablemente el resultado de un mayor almacenamiento de glucógeno. Durante una noche de ayuno, las reservas de glucógeno del hígado se reducen drásticamente. Algunos estudios informan que las tasas de glucogenólisis son de aproximadamente  0.2-0.3 mmol unidades glucosilo por minuto durante el ayuno, lo que equivale a una reducción aproximada del 80% en las reservas de glucógeno del hígado durante la noche.

comer carbohidratos antes del ejercicio

¿El consumo de hidratos de carbono aumenta el rendimiento deportivo?

El consumo de hidratos de carbono antes del ejercicio puede maximizar el almacenamiento de glucógeno. De hecho, con el uso de la espectroscopia por resonancia magnética se mostró que tras el consumo de una comida mixta, aproximadamente el 20% de carbohidratos ingeridos se almacena directamente en forma de glucógeno en el hígado. Además, se informó de un aumento del 42% en el almacenamiento de glucógeno muscular después del consumo de hidratos de carbono antes del ejercicio.

Por lo tanto, el consumo de carbohidratos puede ayudar a aumentar la disponibilidad hidratos de carbono mediante la maximización de depósitos de combustible antes del ejercicio. Como tal, los beneficios para el rendimiento deportivo pueden ser más evidentes en deportes de larga duración (> 2 horas) que probablemente están limitados por el contenido de glucógeno inicial. Muchos estudios muestran que el consumo de hidratos de carbono antes del ejercicio aumentan el rendimiento en deportes de resistencia.

¿Cuál es el mejor momento para consumir carbohidratos?

El momento de la ingesta de carbohidratos influye en sus efectos metabólicos. De hecho, el aumento de la insulina y la glucosa en sangre se correlacionan positivamente por la proximidad de comidas basadas en hidratos de carbono con el ejercicio. Estudios en los que los hidratos de carbono se consumen entre 1 y 4 horas antes del ejercicio a menudo informan que los niveles de glucosa e insulina disminuyen hasta casi niveles basales antes del ejercicio. Por otro lado, cuando los sujetos consumen carbohidratos menos de una hora antes del ejercicio, los niveles de insulina y de glucosa en sangre tienden a ser elevados inmediatamente antes del ejercicio.

Curiosamente, independientemente del momento de la ingestión y el grado de elevación de la glucosa en sangre o de insulina antes del ejercicio, las perturbaciones metabólicas asociadas con el consumo de carbohidratos resultan en una caída inicial de la glucosa en sangre al inicio del ejercicio. Aunque esta caída inicial es transitoria y los niveles de glucosa en sangre aumentan generalmente a niveles basales al poco tiempo, vale la pena señalar que el grado en el que la glucosa en sangre se reduce al inicio del ejercicio parece estar asociado con la proximidad de la última comida antes del ejercicio.

Fuente Nutrients