La clasificación de alimentos en buenos o malos es una práctica muy común, y muy equivocada por las siguientes razones:

    • Ningún alimento debería ser considerado perfecto, ya que ninguno contiene todos los nutrientes necesarios.
    • Ningún alimento debería ser considerado perjudicial, puesto que cualquier alimento en cantidades adecuadas es aceptable, y solamente evaluando las dietas globales se pueden establecer conclusiones acertadas.

Alimentos buenos o malos para la salud

A lo largo de la historia se ha buscando en los alimentos propiedades místicas diferentes a las que la ciencia ha podido demostrar. Algunos ejemplos son Cleopatra, que buscaba la fuente de la eterna juventud en las plantas, Hipócrates que recomendaba el consumo de pimienta, miel y vinagre para los trastornos propios de la mujer, o los egipcios, que consideraban que el intestino era el origen de todas las enfermedades y asonsejaban el consumo de higos para resolver distintos problemas patológicos.

alimentos buenos malos

La primera evidencia experimental que permitió relacionar la dieta y las enfermedades, fue la descubierta entre el escorbuto que presentaban los marinos y la falta de frutas y hortalizas frescas.

En la actualidad hay corrientes que mitifican ciertos alimentos como beneficiosos para la salud y la longevidad (miel, jalea real, ajo, etc.) sin que haya evidencias científicas que avalen estas creencias, cada vez más extendidas.

Otros mitos, como el consumo de leche, que se llega a considerar innecesario tras pasar la primera infancia, suponen un riesgo nutricional y sanitarios para algunos individuos. Se ha llegado a afirmar que la lechuga disminuye el colesterol, que el limón destruye los glóbulos rojos, la falta de calcio condiciona la fragilidad y aparición de manchas en las uñas, etc. Todas estas afirmaciones no pueden ser demostradas científicamente.

Alimentos buenos o malos por su valor nutricional

En lo relacionado con el valor nutricional de ciertos alimentos existen también muchos tópicos. Vamos a enumerar algunos de los más extendidos:

    • Las espinacas son consideradas una buena fuente de hierro. Sin embargo al ser un alimento vegetal el hierro que aporta es “no hemo”, que es de peor utilización que el hierro “hemo” de origen animal. Además su contenido en oxalatos dificulta la absorción del hierro.
    • Se cree que los cítricos son las mejores fuentes de vitamina C. Lo cierto es que hay algunos alimentos como las fresas que tienen mayor cantidad de vitamina C que los cítricos.
    • El azúcar refinado se califica como uno de los alimentos menos deseados, mientras que por ejemplo la miel y el azúcar moreno se consideran saludables y altamente nutritivos. Sin embargo en ambos casos se trata de edulcorantes que hay que tomar con moderación, y el aporte de nutrientes en cualquiera de ellos es muy bajo, por lo que no merece la pena considerar diferencias significativas entre ellos.