Comer es un placer y pretendemos que siga siéndolo especialmente para todos los que practicáis algún deporte. Vamos a intentar daros unas nociones muy básicas para intentar ser la brújula que os guíe en la consecución de una alimentación rica y equilibrada. Tu dieta alimenticia puede proporcionarte todo el carburante necesario para que tengas un estilo de vida activo y gratificante.

Grupos de alimentos

Cereales y legumbres

Los cereales constituyen la base de alimentación de muchos pueblos, debido a que es la fuente más importante de hidratos de carbono. Aportan principalmente almidón, poca cantidad de grasa y proteína, son pobres en calcio, y contienen vitaminas del grupo B. Los cereales más comunes por su consumo son: trigo, arroz, maiz, centeno, avena, etc.

Las legumbres son alimentos energéticos y plásticos por su contenido en hidratos de carbono y proteínas, reguladores, de gran importancia nutricional sobre todo en países en desarrollo. Se dividen en 2 grupos en función de su contenido en grasas. Las legumbres más consumidas son el altramuz, el guisante, el garbanzo, la lenteja, la judía y el cacahuete.

Carnes, pescados y huevos

Los productos cárnicos tienen un importante papel debido a su valor nutritivo. Están compuestos por agua (60-80%), proteína (16-25%) y grasa (< 30%). Son ricas en vitaminas y minerales y contienen colesterol. Desde el punto de vista nutricional su consumo en exceso puede ser causa de desequilibrios en la alimentación, como en un aumento de grasas y proteínas en detrimento del consumo de hidratos de carbono.

Existe un amplio consenso científico sobre los beneficios del consumo de pescado en el contexto de una dieta equilibrada. El pescado se compone de proteínas (17-20%), agua (60-80%) y grasas. Destaca también en su aporte de minerales como el potasio, yodo, calcio, fósforo y hierro.

El huevo es uno de los alimentos más completos debido al equilibrio nutricional que contiene. Contiene proteínas que son fáciles de digerir y de alto valor biológico, puesto que el equilibrio en aminoácidos esenciales es próximo al de la proteína ideal. También aporta numerosas vitaminas y minerales. En la yema se encuentra casi toda la grasa que contiene.

Frutas y verduras

Las frutas son fuentes energéticas nutricionales. Satisfacen con 5 porciones al día las necesidades de vitaminas A y C, y son fuente importante de potasio, fibra y carbohidratos.

Las verduras de hojas oscuras aportan mucho hierro, lo que resulta muy beneficioso. Otras verduras particularmente buenas son el tomate, las espinacas, el brócoli, los pimientos y las zanahorias.

Grasas

Las grasas son esenciales para el correcto funcionamiento celular, la protección de los órganos internos y el transporte de las vitaminas liposolubles A, D, E y K.

La mayoría de nosotros comemos más grasas de las que necesitamos, pero tanto el exceso como el defecto son perjudiciales en gran medida.

Leche y productos lácteos

Los alimentos lácteos ayudan a formar y mantener fuerte la estructura ósea, porque aportan un gran contenido en calcio. Contienen proteínas y riboflavina, utilizadas en el metabolismo.

El calcio cobra especialmente importancia en mujeres menores de 20 años y mayores de 50, que deberían tomar como recomendación general 4 raciones diarias (una ración equivale a 3 rodajas de queso, un vaso pequeño de leche o un yogur desnatado).

Desde Nutriresponse os animamos a hacer un esfuerzo e intentar llevar una vida y una alimentación equilibrada. Por nuestra parte os ayudaremos en la medida de lo posible con éste y otros artículos.