Los geles energéticos son conocidos especialmente por ser el suplemento energético que toman los corredores de resistencia, sobre todo los que entrenan y corren maratón. Además de ser un elemento esencial para los ciclistas de ruta apasionados por las marchas de más de 90 km con un desnivel acumulado bastante significativo. Están compuestos en su mayor parte por hidratos de carbono, que son la principal fuente de energía para los deportistas. Pero no solamente  son útiles por la inmediatez de la energía que proporcionan en carrera. En este artículo vamos a ver qué otros beneficios tiene su consumo.

El famoso último gel que todos nos queremos ahorrar

Los geles energéticos sirven para rellenar las reservas de glucógeno, principal fuente de energía como hemos comentado antes, y que duran aproximadamente una hora sin aportar ningún alimento al organismo. Esto quiere decir que si vamos a correr más de 1 hora posiblemente los depósitos de glucógeno se verán mermados hasta incluso quedarnos sin energía y tener que vernos forzados a parar de hacer deporte o a forzar el organismo más de lo necesario y mermar considerablemente el proceso de recuperación. Es por ello que las recomendaciones generales sugieren que es necesario aportar al organismo entre 30 – 60 gramos de carbohidratos / hora, en función de la duración del ejercicio y la intensidad, lo que simplificado y traducido a geles energéticos, sería en torno a 1 gel cada 40 – 45 minutos desde que se inicia el ejercicio.

Muchas veces, si vamos a correr por ejemplo una media maratón a un ritmo de 5 minutos / kilómetro, y nos correspondería tomar un gel cuando ha pasado aproximadamente  45 minutos y otro a la 1 hora 30 minutos, si consideramos que vamos “bien de fuerzas” y nos queda poco para acabar la carrera no nos tomamos el último gel. Este último gel energético, no tiene únicamente una finalidad energética, sino que sirve para recargar los depósitos de glucógeno y ayudarnos a recuperar mejor. La recuperación es cada vez más un aspecto muy apreciado por los deportistas, y nos permite estar en las mejores condiciones para volver a practicar ejercicio en el menor tiempo posible.

Los geles energéticos nos ayudan a recuperar mejor después del ejercicio. Click Para Twittear

La recuperación después de hacer ejercicio consiste en recargar adecuadamente estos depósitos de energía que hemos comentado (depósitos de glucógeno) y recuperar las fibras musculares dañadas durante el ejercicio, lo que se consigue hidratándonos adecuadamente y aportando al organismo un alimento o suplemento rico en proteína.

Conclusiones

Los geles energéticos se utilizan sobre todo en carrera a pie y en ciclismo, por su rápido aporte de energía y por su fácil digestibilidad mientras hacemos deporte. Esta propiedad de aportar energía con inmediatez no es la única que nos proporcionan los geles. Como hemos visto, los geles energéticos favorecen el rellenado de los depósitos de glucógeno, mermados por el ejercicio de larga duración, y consecuentemente propician una mejor recuperación después del ejercicio.

Una práctica muy habitual de los runners ya más experimentados es tomar un gel energético justo al terminar el entrenamiento. Por ejemplo si salimos a correr una hora, pero a una intensidad alta, y no llevamos agua o bebida isotónica, o no vamos a parar para hidratarnos, una buena estrategia de recuperación es tomar el gel energético inmediatamente al terminar de correr.

Si tenéis dudas, preguntas o simplemente os ha gustado el artículo, os animamos a participar dejando un comentario.

Imagen | akunamatata