El ejercicio puede crear un desequilibrio entre los niveles oxidantes y antioxidantes, que se denomina como estrés oxidativo. Este fenómeno se genera por la producción de especies reactivas de oxígeno (ERO), por ejemplo durante el ejercicio y a través de la respuesta a largo plazo al daño muscular inducida por el ejercicio.

Las especies reactivas de oxígeno llevan a incrementar los marcadores de oxidación de lípidos, proteínas y ADN. Sin embargo estas ERO también pueden conducir a consecuencias positivas como la respuesta adaptativa de contracción inducida de fibras musculares y la regulación de la expresión génica.

estrés oxidativo

¿Por qué se produce el estrés oxidativo en deportistas?

Se han propuesto varios mecanismos como posibles potenciadores del incremento del estrés oxidativo durante el ejercicio. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Aproximadamente el 0,15% del oxígeno consumido no se reduce a agua en la cadena respiratoria convirtiéndose en un superóxido.
  • Durante el ejercicio intenso los músculos que están trabajando son el tejido prioritario a suministrar con sangre, mientras que otros tejidos pueden sufrir una isquemia parcial, y desencadenar la producción de superóxidos.

Aunque las ERO pueden intervenir en el daño celular, el daño celular provocado por el ejercicio también puede estimular la producción de ERO, puesto que durante la respuesta inflamatoria al daño muscular inducido por el ejercicio, los leucocitos pueden liberar ERO.

Suplementación con antioxidantes para deportistas

La cuestión de si los atletas se benefician de la suplementación con antioxidantes es un tema actual y controvertido. Algunos alegaciones a favor de la suplementación con antioxidantes se detallan a continuación:

  • El ejercicio conduce al incremento de la producción de ERO y niveles aumentados de antioxidantes podrían contrarestar las ERO, y prevenir y reducir daño y dolor muscular.
  • Se ha mostrado que algunos antioxidantes mejoran el rendimiento en el ejercicio de resitencia y retrasan la fatiga.
  • Puede que algunos atletas no lleguen a sus requerimientos de anitoxidantes mediante su dieta.

Por otro lado, algunas de los argumentos utilizados en contra de la suplementación con antioxidantes son los siguientes:

  • El ejercicio regular conduce a un incremento de antioxidantes enzimáticos y no enzimáticos en la fibras musculares.
  • La suplementación con antioxidantes puede interferir en la función muscular o retrasar algunas adaptaciones al ejercicio.
  • Parece que no lleva a resultados mejores respecto a la función muscular, inflamación ni a un estado de reducción de oxidación después del ejercicio excéntrico.