La práctica regular de ejercicio beneficia la salud, pero el ejercicio también favorece la producción de radicales libres en el músculo esquelético. Los daños causados por los radicales libres se denominan estrés oxidativo. Actividades deportivas de ejercicio intenso y de larga duración pueden provocar estrés oxidativo en los músculos activos. Estos daños oxidativos causados por el ejercicio son un factor a tener en cuenta en la fatiga muscular durante el ejercicio de resistencia (duración mayor a 30 minutos).

fatiga muscular

Fatiga muscular

Los mecanismos que explican el por qué los radicales generan la fatiga muscular son muy discutidos. Actualmente, los resultados señalan que la producción de radicales libres puede contribuir a la fatiga muscular de al menos dos maneras relevantes.

  • El estrés oxidativo puede provocar daños en las proteínas contráctiles principales (miosina y troponina). Los daños provocados en estas proteínas redicen la sensibilidad de los miofilamentos al calcio y por tanto el número de puentes cruzados de miosina. Como consecuencia, la producción de fuerza muscular se reduce apareciendo de esta forma fatiga muscular.
  • Una producción elevada de radicales libres puede disminuir la bomba de sodio y potasio de los músculos esqueléticos. La atenuación de esta función provoca alteraciones en la cantidad de potasio muscular y este trastorno se asocia con la fatiga muscular durante el ejercicio.

Ya que los radicales libres contribuyen a la fatiga muscular, puede que un complemento nutricional de antioxidantes pueda retrasar la fatiga inducida por el ejercicio de resistencia. Actualmente, los estudios que se han realizado hasta la fecha con vitaminas antioxidantes no confirman la idea de que los suplementos antioxidantes mejoren el rendimiento deportivo.

Sin embargo, existen unos experimentos realizados con un potente antioxidante (N-acetilcisteína) revelan que esta sustancia puede retrasar la aparición de la fatiga muscular durante el ejercicio de resistencia.

Unos valores óptimos de antioxidantes pueden retrasar la aparición de la fatiga, una dosis elevada, afectaría negativamente al rendimiento muscular. Una aportación excesiva de antioxidantes podría mermar el rendimiento deportivo.