“¿Pero cómo que practicar deporte no es sano? ¿Estamos locos o qué?” os estaréis preguntando muchos de vosotros. “Estos de NutriResponse se han fumado algo muy malo esta mañana.” pensaréis el resto. Pues no, el título es acertado y vamos a intentar explicarlo en este post.

Practicar deporte suele decirse que es saludable. Sin embargo, una práctica inadecuada de una actividad deportiva puede resultar más perjudicial que beneficiosa para la salud.

Acciones como la repetición de un ejercicio mal realizado en el gimnasio levantando pesas, el uso de unas zapatillas inapropiadas para el corredor, un mal ajuste de las medidas de la bicicleta de un ciclista, etc., probablemente conducirán a una lesión articular, muscular o tendinosa (aparato locomotor). Igualmente, una hidratación deficiente y/o una falta de ingesta de alimentos que nos proporcionen esa energía necesaria para nuestro organismo, pueden ocasionar una “lesión” interna. El organismo sufre por deshidrataciones, “pájaras” que te vacían y dejan los niveles de energía al mínimo, golpes de calor, falta de sales, etc. Si estás en medio de una competición, un entrenamiento o disfrutando de tu tiempo de ocio haciendo deporte, verás un “GAME OVER” tatuado en la frente.

Pájara de un deportista

La práctica saludable del deporte implica la atención de las necesidades de nuestro organismo. Tanto en deportes de resistencia como en deportes más explosivos, de mayor potencia muscular. Para mantener una buena pauta alimentaria antes, durante y después del ejercicio debemos proporcionar a nuestro cuerpo productos alimenticios que nos permitan y ayuden a practicar deporte de forma más saludable, y a su vez aumentar en la medida de lo posible el rendimiento deportivo.

Si te hemos convencido o al menos despertado la curiosidad, estate atento a nuestros artículos, en ellos iremos desgranando todos los aspectos para que práctica deportiva y salud sean sinónimos.