En un artículo anterior explicamos qué son los electrolitos, esos minerales cargados positiva o negativamente que juegan un papel muy relevante en nuestro organismo. Hoy trataremos brevemente el efecto que se produce con la pérdida de electrolitos durante el ejercicio de resistencia.

Efecto de la pérdida de electrolitos durante el ejercicio

¿Qué sucede mientras realizamos ejercicio?

La demanda de electrolitos de un atleta incrementa con el ejercicio y el estrés por calor, ya que una sudoración extensa puede suponer grandes pérdidas de agua y electrolitos, además de cambios relacionados con la distribución de agua intra y extra-celular.

Durante ejercicios de intensidad moderada y larga duración (>1 hora) en condiciones de calor, la secreción de sudor hipotónico (con una concentración de sales más baja que la de nuestro plasma sanguíneo) y la conservación de sodio renal, tienden a elevar la concentración de sodio y disminuir la eliminación de sodio en la orina. Por otra parte, la deshidratación y el incremento en la concentración de sodio en el plasma estimulará de forma simultánea los osmorecepetores que incitan al atleta a beber más para mantener o conservar el volumen del plasma.

Los principales electrolitos en el sudor son el Na+ (sodio) con 20-70mmol/l y Cl- (cloruro) y en niveles mucho menores K+ (potasio) con aproximadamente 5 mmol/l, Ca2+ (calcio) con 1 mmol/l y Mg2+ (magnesio) con 0,8 mmol/l aproximadamente.

Déficit de Sodio

A medida que aumenta el sudor, la concentración de sodio en el sudor aumenta al mismo tiempo, incluso después de una aclimatación al calor. Siendo el sodio el mayor catión del fluido extracelular, una sudoración abundante puede conducir a un déficit de este electrolito. Un déficit de sodio significativo junto con una pérdida en el volumen plasmático hace que el agua se desplace al espacio intravascular, puede hacer que el compartimento de fluido intersticial se contraiga y puede originar los molestos calambres musculares.

Los atletas que sufren de calambres musculares por el esfuerzo relacionados con déficit de agua y/o sodio pueden tratarse de forma efectiva mediante suplementos de sales.

Pérdida de Potasio

Por otro lado, las pérdidas de potasio en el sudor generalmente son suficientemente bajas, por lo que se pueden reponer mediante la propia dieta. Los niveles de potasio en plasma se ven afectados significativamente con el ejercicio, proporcionalmente a la intensidad, a la masa del músculo implicado y la interacción que libera y recapta este electrolito durante y después del ejercicio.

Si tenéis alguna duda os animamos a participar a través de los comentarios.

Foto | IMEurope