El cuerpo humano utiliza energía procedente de varias fuentes de combustible, en particular de sus almacenes de carbohidratos y grasas. La cantidad en la que cada fuente de combustible contribuye para aportar energía se determina por una serie de factores complejos, que incluyen la cantidad disponible y cómo de rápido se necesita utilizar.

Efecto de la cafeína en la grasa corporal

Durante el ejercicio se incrementa el consumo energía principalmente a través de los hidratos de carbono, pudiendo llegar a agotarse los depósitos disponibles si la duración es alta. La cafeína es uno de los factores que puede modificar la utilización de las diversas fuentes de energía, favoreciendo la utilización de fuentes alternativas a los hidratos de carbono durante el deporte.

Disponibilidad de la grasa como fuente de energía

La mayor parte de la grasa corporal se almacena en el tejido adiposo, pero su disponibilidad como fuente de energía se regula en parte por el ritmo en el que la grasa se descompone para liberar ácidos grasos libres en el flujo sanguíneo para su suministro a los músculos.

  • En personas sedentarias la tasa de liberación de ácidos grasos en sangre del tejido adiposo es baja y se regula por los efectos combinados de bajos niveles de catecolamina y la presencia de adenosina e insulina. La adenosina y la insulina se unen a los receptores de la superficie del tejido adiposo e inhiben los procesos en los que se descompone la grasa y se libera a la sangre.
  • Cuando se necesita incrementar el flujo de energía, por ejemplo durante el ejercicio, la tasa de liberación de grasa se puede incrementar a través de los aumentos de los niveles de epinefrina y norepinefrina en sangre.

¿Cómo afecta la cafeína a la grasa corporal?

En algunas personas la cafeína puede suprimir la habilidad de la adenosina para mantener los niveles de ácidos grasos en sangre bajos. En ocasiones la cafeína puede conseguir esto afectando directamente al tejido adiposo independientemente del trabajo de la adenosina.

La cafeína no aumenta los niveles de ácidos grasos en sangre a todo el mundo. De hecho, el efecto de la cafeína en la grasa corporal puede variar de forma muy significativa entre personas. Generalmente se clasifican entre personas sensibles y no sensibles a la cafeína. Además este efecto es menor cuando la dosis no llega a 3 mg por kg.

Si te ha gustado el artículo o tienes preguntas te animamos a participar a través de los comentarios.

Imagen | Wikipedia