Las dietas disociativas parten de la base de que los alimentos no engordan por sí mismos, sino al combinarse según determinas combinaciones. Esta teoría es completamente errónea, puesto que el cuerpo es capaz de asimilar distintos nutrientes a la vez sin sufrir ningún efecto negativo. Este tipo de dietas reniegan de las calorías, no definen una limitación de alimentos energéticos, sino que creen que impiden su absorción disociando grupos de alimentos. Seguir las dietas disociativas es prácticamente imposible, porque no existen alimentos que solamente contengan proteínas o hidratos de carbono. El resultado es que se desequilibra tanto el organismo, que luego se recupera más peso del que se ha perdido y siempre es de grasa. A continuación se detallan brevemente algunas de las dietas disociativas más conocidas.

De Hay

Se basa en que las proteínas y los hidratos de carbono no pueden ingerirse simultáneamente, ya que sostiene que no pueden ser digeridos y asimilados juntos.

Régimen de Shelton

Realiza la división de los grupos alimenticios en función de las comidas. Por ejemplo, en el desayuno consumir lácteos, en la comida carnes y en la cena verduras. Disocia alimentos y además es hipocalórica.

Régimen de Antoine

Cada día está dedicado a un grupo de alimentos, durante el cual se puede tomar la cantidad que se desee. El régimen se realiza durante una semana y se debe repetir una vez al mes. Puede ser hipocalórica y llegar a deteriorar el funcionamiento del intestino por ingestas de alimentos proteicos, pobres en fibra e hidratos de carbono.

Ejército israelí

Consiste en comer durante periodos de 2 días sólo un grupo de alimentos: queso, ensalada, carnes…

Método para adelgazar de los Doctores Eades

El método propone que el organismo se equilibra o desequilibra dependiendo de la combinación de alimentos. El éxito del adelgazamiento está en la combinación adecuada de alimentos.

Montignac

Su fundamento consiste en no combinar alimentos grasos con aquellos ricos en hidratos de carbono. Por lo tanto, eliminan todos los alimentos que contengan nutrientes lipídicos e hidratos de carbono, excepto la leche desnatada. Limita los alimentos ricos en hidratos de carbono, sólo aquellos ricos en fibra. Prohíbe el azúcar, el pan (excepto el integral en el desayuno), patatas, pastas y arroz. La fruta debe consumirse sóla.

De las tres columnas

División de los alimentos en tres grupos:

  • Grupo I que incluye alimentos proteicos.
  • Grupo II con té, verduras, aceites y mantequilla.
  • Grupo III formado por alimentos ricos en hidratos de carbono.

Se puede comer de todo sin combinar alimentos de los grupo I y II.

Antidieta

Se fundamenta en la liberación de toxinas corporales, responsables de obesidad. Por lo tanto, las acciones se basan en “eliminar las toxinas para permitir perder peso”.  Recomiendan comer un 70% de frutas y verduras y un 30% de pan, carne, lácteos y legumbres. No se puede beber agua durante la comida. Cuestiona la utilidad de los lácteos y aconseja el consumo de otros alimentos que contienen calcio: verduras de hoja verde, nueces crudas y semillas de sésamo.

De Rafaella Carra

No mezcla los hidratos de carbono con las proteínas. Todo lo que se ingiera antes de las 8 de la mañana no va a engordar. La fruta debe ingerirse como mínimo 2 horas antes ó 2 horas después de las comidas.

De Kohnlechner

Sostiene que los lípidos por sí mismos no engordan, sino que sólo cuando se combinan con los hidratos de carbono. Se retira el azúcar y todos los alimentos dulces y restringe el consumo de hidratos de carbono al 10% del total calórico. También es una dieta excluyente.

De Marianne Laconte

No se mezclan en la misma comida féculas y proteínas o azúcares y frutas.

Fuente | Fundación Española de Nutrición