Las motivaciones para realizar deporte son tan diversas como los deportistas: unos practican deporte para relajarse, desconectar del trabajo, mejorar su aspecto físico, por problemas de sobrepeso o por simple diversión. Cuando una persona se dispone a comenzar un programa de entrenamiento, puede no perder necesariamente peso. Una de las razones es porque algunas personas se recompensan consumiendo algunos alimentos por el ejercicio físico realizado y sobrevaloran las calorías quemadas en proporción a las calorías consumidas.

Cuando se realiza deporte por diversión se reduce la tendencia de las personas a compensar, ya que desvía su atención del esfuerzo requerido por la actividad física. Centrar la atención en otra cosa puede cambiar las percepciones de esfuerzo durante la actividad y la reducción de la necesidad de recompensa por el ejercicio.

deporte por diversión

¿Qué dicen los estudios?

Con el fin de encontrar una forma de atenuar esta compensación, varios estudios han investigado cómo la percepción de la actividad física puede afectar al posterior consumo de alimentos. Los estudios examinan si la realización de la actividad física como diversión puede alterar estos efectos de compensación. Por lo que se plantea si la reducción el esfuerzo percibido, pero no el esfuerzo real, en una actividad de esfuerzo, puede cambiar su efecto en acciones posteriores.

También se ha investigado si el efecto de recompensa después del ejercicio físico es dirigido selectivamente hacia alimentos placenteros y no hacia todo tipo de alimentos. Lo que sugiere que el aumento de peso debido a la compensación de la actividad física se puede atribuir al menos en parte al consumo excesivo de alimentos sabrosos, que son a menudo más calóricos que alimentos utilitarios.

Los resultados han mostrado que cuando la actividad física se percibe como diversión, se consumen menos postres en las comidas y se tiende a tomar menos alimentos hipercalóricos. Un estudio realizado durante una competición de carrera a pie mostró que las personas que mejor se lo pasaron durante la carrera, fueron menos propensas a compensar con una merienda excesivamente calórica.

Desde el punto de vista del runner

Los corredores de larga distancia tienen una multitud de formas en que pueden enmarcar su experiencia en una carrera. Si es de forma competitiva, pueden ver que su carrera es un esfuerzo para ganar una medalla o lograr una mejor marca personal. Por otra parte, otros corredores pueden ver la carrera como una forma de entrenamiento o ejercicio, y otros podrían verla como una forma de aventura o como una “carrera divertida”.

Según los hallazgos de las últimas investigaciones la experiencia durante la duración de la carrera se relaciona directamente con los alimentos que se escogen después del ejercicio.

Fuente SpringerLink