Uno de los puntos críticos para llevar una correcta alimentación y alcanzar un rendimiento óptimo durante el ejercicio es la hidratación. Si no se realiza una adecuada ingesta de líquidos, se puede llegar a una pérdida del 2% del peso corporal, lo que conlleva una deshidratación.

En el organismo, el agua se mueve fácilmente cruzando las membranas celulares. Si el total de la concentración de todas las sales disueltas no es igual fuera y dentro de la célula, habrá un movimiento neto de moléculas de agua hacia dentro o fuera de la célula (ósmosis). La dirección del movimiento del agua (de dentro de la célula al medio externo o vice-versa) depende si el medio donde se encuentra la célula es isotónico, hipotónico o hipertónico.

bebidas isotónicas

1. Bebidas isotónicas

Las disoluciones isotónicas son aquellas donde la concentración de las sales es la misma en ambos lados de la membrana de la célula, por lo tanto, la presión osmótica en la disolución isotónica es la misma que en los líquidos del cuerpo y no se altera el volumen de las células.

Las bebidas isotónicas contienen una concentración similar de electrolitos que nuestras células, por lo tanto, si consumimos bebidas isotónicas durante la práctica deportivo se restablecen las pérdidas minerales producidas por el sudor y mantienen un nivel adecuado de hidratación. Por este motivo, si la práctica de ejercicio físico supera una hora, se recomienda comenzar a aportar bebidas isotónicas al organismo.

2. Bebidas hipotónicas

Una solución hipotónica es aquella que tiene menor concentración de las sales en el medio externo en relación al medio citoplasmático de la célula. Una célula en una solución hipotónica tenderá a hincharse de agua, aumentando su volumen, hasta equilibrar su concentración de sales con el medio externo.

Las bebidas hipotónicas contienen una concentración de electrolitos menor que nuestras células, por lo tanto, se consigue hidratar el medio intra-celular. Las bebidas hipotónicas sólo se recomiendan antes del entrenamiento o competición para comenzar la prueba bien hidratado.

3. Bebidas hipertónicas

Una solución hipertónica como por ejemplo Totum Sport es aquella que tiene mayor concentración de sales en el medio externo, por lo que una célula en dicha solución pierde agua (H2O) debido a la diferencia de presión (presión osmótica), llegando incluso a morir por deshidratación. La salida del agua de la célula continúa hasta que la concentración de sales del medio externo y de la célula son iguales.

Las bebidas hipertónicas contienen una concentración de electrolitos mayor que nuestras células. Con esta concentración de sales, lo que se consigue es reponer los minerales perdidos durante el ejercicio físico. Como consecuencia, se produce una deshidratación de las células. Por lo tanto, se suele recomiendar después del entrenamiento o competición y en volúmenes controlados. Sin embargo si se ha controlado la ingesta de bebida isotónica durante el entrenamiento o competición, no sería necesario ingerir una bebida hipertónica. Aunque, en caso de condiciones climatológicas muy extremas con una temperatura elevada, un porcentaje de humedad relativa elevada y ejercicio de larga duración, sí que sería recomendable la reposición de sales con bebidas hipertónicas durante y después del ejercicio físico.

Como habéis visto, la hidratación del organismo lejos de ser trivial, es uno de los pilares de la nutrición deportiva. Nosotros recomendamos ponerse en manos de un nutricionista deportivo para obtener un adecuado asesoramiento nutricional cuando llevemos nuestra práctica deportiva a un nivel superior, en el que la atención a las necesidades de nuestro organismo además de ser primordial, puede marcar la diferencia.