Un reciente estudio publicado en la revista Cell Metabolism muestra que el ejercicio puede mejorar la función cognitiva y está relacionado con el aumento de la expresión del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Básicamente, relaciona el ejercicio de resistencia y los mediadores metabólicos con la expresión de BDNF en el cerebro.

El BDNF juega un papel clave en el cerebro:

  • Mejora la neuroplasticidad: facilidad con que el cerebro es capaz de adaptarse y aprender cómo desarrollar nuevos retos con eficacia.
  • Actúa como un fertilizante de las neuronas cerebrales, por lo que crecen más rápidamente y desarrollan conexiones más fuertes.

La investigación dirigida por el doctor Bruce Spiegelman, del Instituto del Cáncer Dana-Farber y de la Facultad de Medicina de Harvard, señala que una proteína muscular identificada como FNDC5, aumenta con el ejercicio de resistencia en el hipocampo de los ratones. Esta proteína se induce en el ejercicio y se escinde y se secreta como irisina. Como resultado, se produce un nivel elevado en sangre de irisina, que induce la expresión del BDNF y otros genes neuroprotectores en el hipocampo.

Como veis, el deporte está al servicio de la salud. No encantan estas noticias y os iremos informando puntualmente de todos los avances y estudios relacionados con la práctica deportiva.

Imagen obtenida de Agent-Jolliday