Los antioxidantes se definen como moléculas que pueden estar presente en pequeñas concentraciones comparadas con otras moléculas oxidables biológicamente relevantes y previenen o reducen el alcance del daño oxidativo a otras moléculas biológicamente relevantes. Es decir, los antioxiantes neutralizan o limpian radicales libres. Convierten las especies reactivas del oxígeno (ERO) a productos menos tóxicos y en consecuencia evitan daño oxidativo a células y componentes celulares.

Fuentes de antioxidantes

Los antioxidantes pueden venir de fuentes exógenas (dieta) y endógenas (que produce nuestro cuerpo). Algunos antioxidantes endógenos son:

  • Ácido úrico.
  • Bilirrubina.
  • Proteínas del plasma.
  • Enzimas superoxido dismutasa, glutation peroxidasa y catalasa.

Algunos antioxidantes exógenos que provenien de la dieta son:

  • Vitamina C.
  • Vitamina E.
  • Carotenoides (principalmente beta-carotenos).
  • Polifenoles como por ejemplo flavonoides.
  • Glutation.
  • Coenzima Q10.

Estos antioxidantes se encuentran principalmente en fuentes vegetales, incluidos vegetales de colo oscuro, frutas, cítricos, legumbres, frutos secos, cereales, semillas y aceites.

antioxidantes y deporte

Antioxidantes y deporte

Existen evidencias que muestran que el ejercicio aumenta la producción de radicales libres y estrés oxidativo. A pesar del potencial de generar daño oxidativo como resultado de practicar deporte, el ejercicio o actividad física regular tiene efectos positivos sobre la salud y rendimiento.

Los deportistas requieren más cantidad de antioxidantes para ayudar a reducir el daño oxidativo producido por el ejercicio. Las recomendaciones diarias de antioxidantes para deportistas probablemente no concuerdan con estos requerimientos, por lo que se recomienda una dieta que contenga antioxidantes en cantidades superiores a las recomendaciones diarias de consumo. Una dieta con un consumo de antioxidantes similar a las recomendaciones diarias es menos capaz de proteger frente el estrés oxidativo inducido por el ejercicio.

El alcance del daño oxidativo en un atleta no se determina sólo por el nivel de radicales libres inducidos por el ejercicio, también por la capacidad de las defensas antioxidantes para neutralizar radicales libres y evitar daño oxidativo. Sin embargo, si los antioxidantes están presentes en exceso se pueden convertir en pro-oxidativos y convertirse ellos mismos en radicales libres.

 Imagen Chris McCormack