La alimentación en pretemporada constituye una etapa fundamental en la planificación nutricional del deportista.

Ya se ha finalizado la temporada de descanso, y es necesario empezar a ser un poco más estricto con la dieta, aunque sin obsesionarse puesto que todavía es temprano y no debemos provocar una ansiedad por la alimentación.

alimentacion en pretemporada

Comenzar con una dieta variada rica en nutrientes

En pretemporada, al igual que se trabaja la fuerza y se busca fortalecer cadenas musculares, también es igual de importante fortalecer el organismo a través de la dieta.

Una nutrición equilibrada, con el consumo adecuado de hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales es fundamental para mantener el sistema inmune preparado frente a enfermedades.

Los deportistas deben consumir una dieta saludable que cubra sus necesidades energéticas y que contenga una variedad de alimentos para evitar un déficit de vitaminas o minerales. Si un atleta no esta sano es prácticamente imposible que desarrolle todo su potencial.

Una dieta equilibrada y variada permite un mayor progreso en el programa de entrenamientos, mejorar la recuperación de sesiones de entrenamientos, mantener un físico y un peso ideal para el deporte específico, reducir el riesgo de contraer enfermedades y de lesión, y alcanzar la confianza de estar bien preparado para la competición.

No descuides tu nutrición deportiva

Aunque los entrenamientos todavía no son muy exigentes, es necesario continuar hidratándose con bebidas isotónicas en todos los entrenamientos que superen la hora de duración para evitar una deshidratación acumulativa y para mantener los músculos bien hidratados y evitar lesiones.

También es muy importante alimentarse durante los entrenamientos de mayor duración mediante geles energéticos y barritas energéticas o alimentos ricos en hidratos de carbono para evitar una hipoglucemia, que puede fastidiar todo el proceso de preparación de la pretemporada.

La alimentación después de los entrenamientos también juega un gran papel para la recuperación muscular, sobretodo si se realizan ejercicios intensos y de corta duración.

Ejercicios con los que buscamos ganar fuerza y estabilidad mediante el trabajo de fibras musculares específicas, y por lo tanto favorecer la síntesis de proteínas musculares mediante el ejercicio y la alimentación después del ejercicio.

Una dieta tradicional y rica en todos los nutrientes es la dieta mediterránea. Consiste en una alimentación rica en cereales, verduras y hortalizas, pescados blancos, huevo, con un consumo muy bajo de carnes rojas y el aceite de oliva virgen como principal grasa.

La técnica y posición tanto corriendo, nadando como en ciclismo es vital para ser eficiente y evitar lesiones. Pues bien, una dieta equilibrada, variada y proporcionada al entrenamiento es necesaria para poder avanzar en cualquier disciplina deportiva. Si no comes lo que debes, nunca podrás desarrollar tu potencial ni asimilar el trabajo que realizas para mejorar tu habilidad para ser mejor en tu deporte.