El ajo es una planta que se usa como alimento un muchos países. Desde la antigüedad se cree que el ajo tiene diversas propiedades terapéuticas y fisiológicas. El ajo crudo esta formado por varios compuestos, siendo el principal la aliina. El ajo se procesa químicamente o físicamente para obtener ajo seco en polvo, extracto de ajo envejecido (ajo negro), aceite destilado o macerado de ajo. El ajo negro es el que más se utiliza como un agente fito-terapéutico y es el más estudiado en sujetos humanos.

Se ha reivindicado que el ajo y el extracto de ajo muestran propiedades nutritivas, inmunomodulatorias, antioxidantes, micro-vasculares y reológicas. Por estas razones se ha promovido el uso de ajo como un agente anti-fatiga y un agente ergogénico cuando se consume a solas o en combinación con otros compuestos.

ajo para deportistas

Propiedades del consumo de ajo

Conforme a los estudios científicos actuales, parece ser que existe evidencia que el consumo regular y elevado de ajo (6 a 10g de ajo fresco) puede mejorar la circulación periférica. Este efecto se consigue a través de una mejor relajación vascular, un cambio en la membrana de los lípidos en los glóbulos rojos que incrementa su flexibilidad y deformabilidad y un efecto negativo en la coagulación de la sangre y adhesión de las paletas.

Ajo para deportistas

Debido a la vasoconstrucción de la vasculatura pulmonar que lleva a la hipertensión pulmonar asociada con la exposición a la hipoxia (estado de deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo) el extracto de ajo puede mostrar potencialmente efectos ergogénicos en atletas que realizan ejercicio en hipoxia.

Respecto a la capacidad inmonomodulatoria y antioxidante según un meta-análisis se muestra un efecto anti-cancerígeno con el consumo regular de ajo (aproximadamente 18g de ajo fresco).

Algunos estudios in vivo muestran resultados prometedores en términos de rendimiento deportivo y retraso de la fatiga, pero todavía no se han confirmado en atletas.

Existen algunos estudios clínicos sobre la suplementación con ajo y la fatiga pero el diseño de los propios estudios son dudosos y en alguno de ellos se utilizó el combinación con otras moléculas haciendo que la interpretación de los resultados sea compleja.